EL INSTINTO HUMANO

Publicado en por IMAGO

El instinto humano

 

 

por

Gustavo M. Silva Fernandez

 

 

 

 

 

 

     En esta ocasión quisiera compartir con ustedes un breve análisis acerca de aquello que llamamos instinto.

     ¿Es posible plantear y defender la existencia de instintos en el ser humano? Si bien muchos autores hablan de “instinto” —por ejemplo Nietzsche, Freud, Foucault etc.—, considero, por lo contrario, la postura que rechaza esta existencia. En primer lugar, Ortega y Gasset ya nos hablaba que el ser humano se maneja con otras facultades como son el juicio y la voluntad. En segundo lugar, no podemos contar con el “instinto de supervivencia” o conservación, ya que es fácilmente refutable: el hombre puede renunciar a vivir y elegir morir. En tercer lugar: el “instinto materno”, este ejemplo también lo considero como otro mito, pues incontables son los casos de madres que abandonan a sus hijas o hijos. Sea por diversas causas, el hecho de considerar que el ser humano está constituido por instintos tendría que evitar estas conductas. El hecho que personas elijan morir a vivir o a abandonar a un hijo son pequeñas pero innegables pruebas de la inexistencia del instinto humano.

     Si considero que existan reflejos, como por ejemplo llorar y reír. Excluyo de este par el mamar por las siguientes razones: el bebé puede aprender por ensayo-error la mecánica de la succión y luego, por condicionamiento, repetir la acción.

     El hecho que autores como Freud hablaran de “instinto” lo entiendo más del lado de un paradigma que se concordaba y seguía, si Freud —como Nietzsche o Foucault— viviera actualmente estoy seguro que se replantearía ese término.      

     Ahora, teniendo en cuenta el análisis del término “instinto” como palabra naturalizada (de la misma manera como analizamos los términos de “alumno” y “normal”), vemos como después del pasaje del feudalismo al capitalismo y de la revolución industrial, como este término naturalizado desde la escuela y terminado de solidificar en el proceso de trabajo, puede ser utilizado con el fin de hacer pasar por natural, como instinto, el hecho de la propiedad privada, la individualidad y el sometimiento de la opresión del proceso de trabajo.

     Desde algunos humanos para el resto, se ha constituido y construido todo un dispositivo naturalizador y cristalizador (además de represivo), cuyo fin no es otro que domesticar nuestros cuerpos, nuestros deseos y nuestros inconscientes, y subrayo inconscientes pues no existe arma más perfecta que aquella que “deposita” en nuestra inconsciencia los paquetes unidimensionalizantes de los deseos ajenos, aquellos de los opresores: este dispositivo no es otro que la escuela. Pero desde aquí se pueden formar microespacios de resistencia para luchar por ese pensamiento diferente (como lo hemos llamado anteriormente), por una liberación emancipatoria.

 

 

 

                                                                             Santiago, 6 de febrero del 2010       



Bibliografía:

 

Ortega y Gasset, José. Meditación de la técnica. Madrid: Ediciones de la Revista de Occidente. 7ma. edición.

    

 

 

 

 

 

 

© 2010 imago.over-blog.es

 

Comentar este post

Irina Endara 06/13/2011 21:18



ME GUSTO MUCHO ESTE ARTICULO. HABLA DE UNA FORMA INTERESANTE Y A LA VEZ UN POCO GRACIOSA DE LA COMPLEJIDAD DEL SER HUMANO. EN VERDAD TAMBIEN CREO QUE SI FREUD O NIETZSCHE ESTUVIERAN VIVOS
HUBIERAN CAMBIADO SU PENSAMIENTO FRENTE A LOS "INSTINTOS HUMANOS". EN VERDAD SOMOS SERES SUPERIORES Y NO NOS DEJAMOS LLEVAR POR INSTINTOS, EN REALIDAD NO PUEDO HABLAR POR TODOS PORQUE LA MAYORIA
DE PERSONAS HACE MUCHO TIEMPO QUE CAYERON EN LA DECADENCIA Y SON VICTIMAS DE LOS PLACERES MUNDANOS. PERO TODAVIA TENGO LA ESPERANZA Y LA SEGUIRE TENIENDO DE PODER ALCANZAR LA PERFECCION DEL SUPER
HOMBRE.



marc 04/29/2010 13:35


Si y no. ¿Es bueno reprimirse? Depende. No hay ni blanco ni negro.

Por ejemplo en alguna ocasión abra deseado agredir a alguien, por los motivos que sean. ¿Que es este sentimiento? Desde mi ignorancia a esto le podría llamar instinto de supervivencia pues alguien
me hace sentir inferior a el, y “el no se que” (“instinto”) hace que yo quiera humillarlo para así sentirme superior a el, ya sea intelectualmente o físicamente, viene a ser lo mismo. Este
sentimiento creo que es para todos igual. Habrá quien lo manifiesta más, pues está más capacitado para afrontar el reto i abra quien sea más sumiso pues teme a las consecuencias, i abra quien sea
más moralmente correcto, pero en todo caso a nadie le gusta que le hagan sentirse inferior. A esto se le pude llamar como uno quiera, yo le llamo instinto.

Relacionar el suicidio como prueba de que no existe el instinto de supervivencia, desde mi punto de vista, es un error. Pues una persona que quiera suicidarse no es una persona sana. Es una persona
que esta trastocada. El enfermo terminal que quiere acabar con su vida seguramente padece una depresión severa. Muchos animales cuando son viejos dejan de alimentarse a la espera de morirse y no
por ello decimos que carecen de instinto de supervivencia.

El problema de la mayoría de discusiones reside en querer clasificar las cosas en blancas o negras y querer hacerlo lo mas políticamente correcto posible. Si se dice que el hombre se rige por
instintos esto se convierte en que el hombre es 100% instintivo, entonces como vamos a castigar a alguien si él no lo ha hecho lo ha hecho su instinto el mismo que compartimos todos… Entonces se
dice que el hombre es racional y estos “instintos” se les llama de otra manera.

Bien yo creo que como todos los animales nacemos con unas pautas de conducta, unos “instintos”. Nacemos con una programación primaria, no igual para todos pero si muy similar, (el hecho de que no
sea igual para todos es debido a la evolución, ya que un comportamiento beneficioso en una región no tiene porque ser beneficioso en otro, ser amable i compartir es beneficioso en una región donde
el alimento abunde, pero no en una región donde este escasee). A medida que el hombre va educándose y aprendiendo de sus vivencias va maquillando estos “instintos” para poder adaptarse mejor a la
sociedad que le ha tocado vivir. Pudiendo aflorar esta programación primaria “instintos” en situaciones extremas. Asi encontramos que una persona amable y correcta y racional puede cambiar por
completo en una situación extrema.


IMAGO 05/01/2010 06:42



Es difícil dar una adecuada respuesta a tanto texto, espero expresarme bien: primero, pensemos en el término "instintos", esta palabra hacer referencia a un conjunto de acciones que los seres
humanos tenemos de forma predeterminada al nacer, esta sería la definición más general que se puede hacer, ¿estamos de acuerdo? Entonces, yo pensaría...: en qué tipo de ser humano está pensando
usted cuando habla de "instintos", porque la palabra da mucho de que hablar, ¿a qué me refiero con el tipo de ser humano? En su relato habla de que los seres humanos estamos "programados", yo
pienso: ¿acaso somos alguna espacia de robots? ¿Cómo puede pensar que estamos programados como una máquina? Yo si fuera usted me replantearia esta cuestión.


Segundo, estud afirma: "El problema de la mayoría de discusiones reside en querer clasificar las cosas en blancas o negras", realmente no sé a qué se refiere con esto. Me parece un verdadero
reduccionismo de su parte. No sé en que discusiones está pensando usted cuando dice eso pero yo le aceguro una cosa: en las discusiones de sentido común la gente sí clasifica las cosas de blanco
y negro, y lo hace porque no tiene ni idea de la complejidad de la mayoría de los asuntos. En realidad, todo siempre se da por múltiples causas, nunca nada es por algo sino por varias causas.
Luego dice que un hombre que es 100 % instintivo no puede ser condenable, ¿usted cree que los más de cien tomos donde está escrita la LEY va decir que será liberado la persona que mató porque es
100 % instintivo? Eso es un grave error, sino todo el mundo andaría matando pero con la escusa: "ah, a mi no me pueden condenar porque soy una persona 100 % instintiva". A lo sumo, usted se
estará refiriendo a los actos de defensa personal en donde, es posible, se mate al agresor, en esos momento se dice que lo hizo de manera emocionalmente impulsiva. Nada tienen que ver los
"instintos" con lo que usted está diciendo.


Tercero, si bien es cierto que los depresivos tienen altas tazas de suicidios, no por eso hay que pensar en que todos los que se quitan la vida deban ser trasntornados. Usted está teniendo una
visión demasiado simplista. A lo que yo me refiero cuando digo que el "instinto" de conservación es una falacia porque encontramos a personas que se matan es por lo siguiente: si fuera cierto que
en los seres humanos existiera un "instinto" de supervivencia, esto nos diría que genéticamente es inamisible pensar que un ser se pudiera matar, porque no se encontraría el mecanismo de esa
acción en el ADN. Es decir, ya habría una traba hasta biológica. Un deprisivo no siempre se suicida, sino tendriamos que pensar que TODOS los depresivos se matan.


El "instinto" es un concepto abstracto, ¿usted lo puede tocar?, ¿lo puede oler? Es una idealización que con el pasar de los años se naturalizó en la sociedad. Los "instintos", aunque no lo crea,
es parte también de una concepción religiosa, mero pretexto para seguir controlando a las personas con sus mentiras, sino piense usted por qué es pecado siucidarse. Si lo pensamos dos veces es
obvio, para que la iglesia no pierda más sirvientes.


Esta cuestión de los "intintos" merece que las dos partes esten informadas y puedan dar sólidas argumentaciones. Ortega y Gasset por ej., ya nos hablaba que el ser humano no se manejaba por los
"inatintos" sino por dos facultades que los reobran, como son: la voluntad y la reflexión. Por favor, no moralice ni criminalice ni enferme, no estamos hablando si está bien o no abandonar a un
hijo o siucidarse, lo que se estoy diciendo es que si es verdad que los humanos nos manejamos por instintos no, nunca, sería imposible pensar en el suicidio o el abandono de bebés. Es más, si
usted cree que nos manejamos por los "instintos" dígale chau a la razón, "para que pensar si nos podemos manejar con el repertorio que tenemos", ojo, que no se mal interprete, es un ej. de un
decir. 


Esta cuestión es muy interesante de analizar, pero para poder hacerlo con el sentido común no basta, el sentido común sólo sirve para barrer, ni para cocinar sirve ya que hay que ir a aprender
para saber como hacer los mejores platillos.


Por último, el ser humano es un ser social, todo lo que el hombre es lo es porque se contruyó gracias a la relación con otros hombres, un ser humano sólo nunca podría sobrevivir, sí o sí nececita
de la ayuda de otros, desde que nacemos necesitamos a nuestras madres y las necesitamos durante toda nuestra etapa evolutiva, esos son demasiados años ¿no? "El hombre es lo que el hombre hizo de
el" decia Sartre. El hombre es bio-psico-social y además histórico. Los "instintos" ninguna cabida tienen aquí. El pensamiento social y científico ya cuenta con demasiadas herramientas para
refutar de una vez y por todas esta falacia que son los "instintos".  



anonimo 04/27/2010 12:13


si un mono (o cualquier otro animal) tuviese la inteligencia suficiente para relacionar suicidio con finalizacion del sufrimiento este se suicidaria aun teniendo el instinto de supervivencia. Si
una madre avandona a su hijo seguramente vivira atormentada.
Lo que nos diferencia de el resto de animales no es la ausencia de instintos sino la inteligencia suficienta para poder reprimirlos.


IMAGO 04/28/2010 01:25



Disculpe, pero creo que usted no ha entendido nada. ¿Es inteligente reprimir los "instintos"? ¿Es bueno reprimir? Disculpe, pero disiento con su opinión. Creo que no ha entendido que los
"instintos" son universales, es decir, para todos en todo momento, esto quiere decir que se tienen que dar a todos los seres humanos en todo momento. Yo, por mi parte, afirmo que desde el momento
en que un hombre prefirió morir o abandonar a su hijo, desde ese momento los "instintos" han muerto. Los "instintos" habían muerto antes de que el hombre pudiera pensarlos. Los "instintos" habían
muerto antes de ser concebidos.