Notas para un enjuiciamiento a la Modernidad

Publicado en por IMAGO

Notas para un enjuiciamiento a la Modernidad

 

 

por

 

Gustavo M. Silva Fernandez

 

 

 

 

     Ha pasado mucho tiempo desde que escribí mi último artículo (¿Necesidad de ser o necesidad de tener?) y desde que actualicé (Educación zip), esto es debido a que he puesto mi atención sobre la cuestión de la modernidad. A continuación presentaré unas notas para abrir la puerta a este tema y hacer un llamado a una reflexión inicial.

 

  • Foucault (¿Qué es la Ilustración?), Boeder (El final del juego de Jaques Derrida), Lipovetsky (La era del vacío) son los autores con los que comenzaremos.
  • ¿Qué es la modernidad?: ¿una época?, ¿una actitud?, ¿un problema?
  • ¿Por qué se habla de “posmodernidad”? ¿Acaso la modernidad ya ha quedado atrás? Y si en efecto ya quedó atrás, ¿por qué no autodenominamos este tiempo con la misma soberbia que tuvieron los “modernos”? Entonces si pensamos rótulos ¿cuál sería el correcto para este nuestro tiempo?: la era digital…
  • Por mi parte, no sólo considero que no nos hemos despegado de la modernidad, sino que estamos muy alejados de esa idea. La modernidad creó y reorganizó ciertas instituciones: la familia, la escuela, la fábrica, la religión, el hospital, la prisión y el ejército. Gracias a ellas la modernidad alcanzó su más alto punto y hoy sigue sosteniendo sus mentiras e ideales. ¿Cuándo podremos afirmar el desprendimiento definitivo de la modernidad? Cuando se constituya una profunda modificación de estas instituciones en base a principios socialistas, eliminando la arquitectura panóptica, el pecado, la opresión, cuando se logre la desmilitarización de las sociedades, cuando el otro sea el Otro, cuando se reemplace el humanitarismo por la humanidad, cuando se caigan las barreras de lo efímero, del materialismo, de lo individualista y cuando la diversidad y lo diferente sea visto y aceptado… (o también una actitud radical plantearía la caída de todas estas).
  • Desde aquí consideramos junto a Boeder que estamos transitando por una “submodernidad”, sobre esto entiendo que nuestro presente no es otra época sino que es una derivación de los posibles futuros que se podrían haber dado, por ejemplo nuestro presente deriva de la victoria de los aliados sobre los nazis, otro sería nuestro presente si al contrario hubiera triunfado Hitler. Otro presente sería si el socialismo hubiese triunfado sobre el capitalismo.
  • Interesante también es la reflexión que hace Foucault sobre la modernidad, él habla sobre la “actitud de modernidad”, antes de considerar a la modernidad como una época, prefiere referirse a ella más como una actitud. “Con actitud quiero decir un modo de relación con respecto a la actualidad; una elección voluntaria que es efectuada por algunos; por último, una manera de pensar y de sentir, también una manera de actuar y de conducirse que a la vez indica una pertenencia y se presenta como una tarea” (Foucault, 94).
  • La modernidad inventó una libertad sin límites, el individualismo y el culto de la personalidad floreció en la modernidad. Es decir, el ser un individuo libre y autosuficiente constituyó el centro de la revolución moderna. Lipovetsky también enjuicia el término “posmodernidad”, la toma como una noción equívoca además de poco clara, pues considerar este término es considerar el fin de una cultura hedonista y vanguardista, individualista y efímera; en fin, la caída de los ideales capitalistas.
  • El término “posmodernidad” lamentablemente se ha institucionalizado, los gobiernos neoliberales han afirmado esta palabra al punto tal de hacerla objeto de estudio en los sistemas educativos.

 

 

 

 

 

 

 

© 2011 imago.over-blog.es

Comentar este post

Claudio Lorusso 02/03/2011 17:55



hay que recordar que la red virtual une amigos de la infancia que se siguen viendo en un bar (la realidad). tambien une parejas que ya no estan mas solas ya que convivenjuntos en una casa (la
realidad). la red permite desde la virtualidad unir personas que conforman organizaciones sociales para transformar la realidad.Gustavo, la critica a la modernidad nunca debe conducirnos
al oscurantismo. 



claudio lorusso 02/03/2011 17:16



la postmodernidad es efimera porque es superficial